Rivero (CC) reabre el debate al no descartar la fusión de las dos cajas canarias

El presidente nacionalista canario, Paulino Rivero, ve un punto de luz “al final del camino” para que las dos cajas canarias –CajaCanarias y La Caja Insular de Ahorros de Canarias– se fusionen y así lo dijo hoy en la charla-coloquio organizada por la Asociación para el Progreso de la Dirección en Las Palmas de Gran Canaria.

“Las integraciones con otras entidades de la península no deben ser ningún obstáculo para una futura fusión entre ambas cajas. Lo que no puede ser es que sea por imposición. El camino sensato es tener unas entidades financieras competentes, competitivas, solventes y que respondan a los retos que se afrontan actualmente” ya que el sector “necesita músculo para ser competitivo”.

Lo que seguramente piensa y no dice Rivero es que el momento tiene que ser más adelante, y con como mínimo unas elecciones recién ganadas, ya que una fusión de las dos cajas canarias incluye recorte de empleo y de oficinas para evitar redundancias, con su correspondiente coste político y electoral para el Gobierno autonómico que autorice el proceso. Éstas medidas no serían nunca dramáticas (la presencia de cada caja es mayoritaria en su provincia pero no masiva en la vecina) pero sí significativas y pública y mediáticamente relevantes. Además de la disputa de siempre: ¿Quién sería el presidente, dónde estaría la sede y quién la controlaría? De momento, mejor que las dos cajas y sus consejos de administración hayan ido por la vía de en medio con la conformación de Sistemas Institucionales de Protección (SIP) o lo que es lo mismo, ‘fusiones virtuales’ o ‘fusiones frías’ con otras entidades de fuera.