Repacto social canario

Tras casi 4 años ya tocaba renovar el Pacto Social por la Economía y el Empleo -de sindicatos, empresarios y Gobierno de Canarias-. Han llegado a la conclusión de que “es momento de arrimar el hombro”. Es una buena conclusión. Medidas de momento no se conocen, como la vez anterior. Pero en una cosa sí estoy de acuerdo: los presupuestos generales del Estado hacen “mucho daño a Canarias”, por injustos. Canarias ha cumplido con el déficit y para 2012 el archipiélago se aleja aún más de la inversión media española por habitante. ¿Entonces qué? Que no han salido medidas del nuevo Pacto social, cierto; pero por lo menos los tenemos a todos unidos.

Noticia vía Europa Press Canarias

Bienvenidos

Hoy he mudado mi antiguo blog alojado en wordpress a este dominio que ya tenía, pero infrautilizado.

Espero iniciar una nueva etapa -de hecho ya estoy embarcado en ella- y ofreceros más y mejores cosas. Confío también en contar con lo más importante, vuestra opinión y participación.

Un abrazo a todos.

Si tiene usted algún problema y se los encuentra, quizá pueda contratarlos: El Equipo OCU

“En 1972, cuatro de los mejores hombres del ejército americano que formaban un comando fueron encarcelados por un delito que no habían cometido. No tardaron en fugarse de la prisión en la que se encontraban recluidos. Hoy, buscados todavía por el gobierno sobreviven como soldados de fortuna. Si tiene usted algún problema y se los encuentra quizás pueda contratarlos…”

Así empezaba la mítica serie de los 80 ‘El Equipo A’, y a ese inconsciente colectivo ha apelado la OCU en su última campaña para captar clientes con quejas y problemas.

Aquí está la captura del banner que pulula estos días por Internet. Y es que, si os fijáis, detectaréis que la fuente de letra usada en las dos últimas pantallas, las que apuestan por la OCU para “resolver tus problemas”, es la misma que la usada en la serie de los fugitivos más conocidos de la televisión: El Equipo A de Hannibal Smith, el loco Murdock, Templeton Peck y M.A. Barracus:

Imagen

Imagen

Sensacionalismo a doble columna

Como periodista me molesta el sensacionalismo. Ya me desagrada la estrategia del suceso (para el que no lo sepa, frente a la información política, económica o social muchos optan por el suceso por el suceso como producto que llama la atención y es neutro ideológicamente) pero encima agrandarlo es una irresponsabilidad.

Nos preguntamos a menudo -como colectivo- por qué los empresarios temen (y sí, es la palabra adecuada) a los periodistas. Pues bien, porque algunos simplifican y amplifican los problemas, agravan las situaciones, exageran los sucesos y, por tanto, perjudican en muchos casos la actividad empresarial; más aún en Canarias, extremadamente dependiente del turismo y sus servicios, como la hostelería.

Al final, si le preguntan a uno desgraciadamente el mejor consejo que puedo dar es:
“No digas ni palabra, y si la dices que sea para decir que no ha sido gran cosa, un pequeño incidente controlado rápidamente. Sin mayor importancia”.

Y qué pena, qué pena que tengamos que asesorar de esa forma a amigos y clientes (yendo hasta contra la verdad) porque haya medios irresponsables con sus lectores y con una sociedad que más que nunca, y con esta crisis, no necesita que le hagan más daño.